Archive for enero, 2011

enero 30, 2011

Meditación y sueño

Me ha llamado la atención un estudio, publicado en una revista científica de contenido abierto BBF, titulado, La meditación mejora la vigilancia psicomotriz y puede disminuir la necesidad de dormir.

El estudio fue realizado con diferentes grupos de personas, con diversa experiencia meditativa, desde noveles a expertos; éstos últimos en la India, siguiendo métodos yóguicos tradicionales.

La conclusión del artículo dice que los resultados sugieren que la meditación proporciona una mejora del redimimiento psicomotriz a corto plazo, incluso en los meditadores con pocas horas de experiencia. En los que llevan muchas más de práctica, se detecta una disminución significativa del tiempo total de sueño en comparación con otros grupos de la misma edad y sexo que no practican la meditación. Sin embargo, y con la típica prudencia científica, anotan que no se puede afirmar que la meditación pueda sustituir al sueño, hasta que se realicen más investigaciones.

El estudio es uno más de los que se están realizando sobre la meditación y sus efectos en la salud de las personas.

Etiquetas: , ,
enero 25, 2011

Momentos Mindfulness

Hay muchas maneras de practicar la Atención Plena. Una de ellas es la búsqueda de instantes de atención o momentos mindfulness. Es muy fácil. Hemos de pensar en las ocasiones más triviales del día a día para infundirles plenitud, plena conciencia. Podemos hacer una lista. Por ejemplo: El instante de atravesar el umbral de casa por la mañana, la espera del autobús, tranvia o metro, el momento de sentarnos para empezar el trabajo, cuando nos ponemos o quitamos la chaqueta o el jersey, al sentarnos a almorzar o a comer, mientras aguardamos el turno para pagar, hay muchos.

Entonces tomamos uno. Por ejemplo, el momento de salir de casa. Y pensemos que es lo primero que hacemos. Pensemos si miramos el cielo, si sentimos el contacto del aire, si nos percatamos del árbol, si es el primer ser vivo que vemos. Un pequeño instante, pero lleno de una infinitud de detalles, de los que quizás no seamos conscientes.

Ese instante fugaz e intrascendente, el atravesar el umbral de casa, lo podemos llenar de consciencia, y convertirlo en un Instante de Atención. Respiremos. Miremos el cielo. Sintamos el aire. Saludemos al árbol. Diez segundos. Y sigamos caminando.