Los efectos terapeúticos de la meditaciòn (II)

Sigo con está discusión que aunque centrada en la meditación, se puede generalizar a cualquier terapia alternativa. Una de las referencias más importantes es el Centro Nacional de Medicina Alternativa y Complementaria de EE.UU. (NCCAM), a pesar de que ha recibido críticas por algunas de las propuestas que hace, sin tener una garantía científica. Pero por lo menos sirve para aglutinar una buena información de todas estas terapias; por ejemplo hay enlaces a artículos médicos, a través de Pubmed, una buena fuente a nivel mundial. Sobre la meditación dice que “es una variedad de técnicas o practicas que pretenden focalizar o controlar la atención”, la mayoría, sigue diciendo esta entidad, “tienen su raíz en las tradiciones religiosas o espirituales de Oriente, y han sido aplicadas por diferentes culturas a lo largo de siglos”. Es una definición muy genérica y amplia, bajo mi punto de vista; pero hay que reconocer la dificultad de definirla bien, precisamente uno de los autores australianos que os mencioné propone una, de la que ya os hablaré con mas detalle.

Ahora es inevitable mencionar uno de los estudios científicos más completos realizados hasta la fecha sobre la meditación. Lo publicó la Universidad de Alberta (Canadá) en 2007, por el departamento de prácticas basado en la evidencia (EPC). Se puede leer y bajar desde la página de la agencia americana AGHC (Agency for Healthcare Research and Quality), otro sitio con muy buena información sobre salud, terapias y criterios científicos. Os lo intentaré resumir. Desde el año 1973 hasta el 2007 en bases de datos como Medline, PsycInfo, Embase, y otras, hay miles de artículos científicos relacionados con la meditación. Cuando se analiza el contenido de los mismos, que figura desde el año 2000, y se cruza con conceptos como control aleatorio o doble ciego, el número queda reducido a unos pocos centenares. Por eso los autores del estudio indicado, y otros que han hecho análisis similares, hablan de que la mayoría son “estudios de baja calidad”, o de “calidad metodológica baja”.

En su conclusión dicen, “en base a la evidencia disponible no se pueden establecer conclusiones firmes sobre los efectos de la meditación en la práctica clínica”, y proponen la realización de estudios más rigurosos en el futuro. Pero eso va a llevar bastante tiempo todavía. Lo único que se puede afirmar es que la meditación ayuda a reducir el estrés, en general; y en algunos casos comprobados, ayuda a disminuir la presión sanguínea. Lo vemos en el siguiente artículo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: