Los efectos terapeúticos de la meditaciòn (III)

En el 2007, una encuesta realizada por el NIHS en USA, reveló que el 12,7 por ciento de los adultos había hecho ejercicios de respiración profunda, el 9,4 por ciento meditación, y el 6,1 por ciento yoga. El 9,4 representa unos 20 millones de personas. Todo hace pensar que en Europa la proporción es similar. De ahí el interés de los organismos públicos de salud en determinar que valor terapeútico tienen estas prácticas.

Una de las dificultades que se encuentran los investigadores es que no hay un consenso en la definición “operativa” de la meditación. Se trata de una dinámica muy antigua, vinculada a diferentes tradiciones, cada una con una cultura propia que han creado sus escuelas y han ido evolucionando de la manera más diversa. Es lógico que existan diferentes interpretaciones. Como ya hemos comentado, incluso practicantes de la misma tradición pueden tener opiniones bastante diferentes al respecto. Esto que vale para la discusión filosófica, diría que la enriquece, no sirve para la visión científica. Este es el primer problema.

En el principal estudio realizado hasta la fecha, hay un apéndice que recoge una síntesis de las opiniones de varios expertos para establecer unos criterios comunes. La mayoría optó por tres cosas esenciales. 1. Se usa una técnica concreta, 2. relacionada con la relajación, y 3 que lleva a un estado mental autoinducido. Es muy interesante la opinión sobre la relajación, ya que en algún momento se ha identificado la meditación por sus efectos, con el método llamado “Relaxation Response”. Fue creado por Hebert Beson, cuyo libro titulado en castellano “La Relajación”, y publicado por la editorial Grijalbo, ha sido todo un éxito editorial. Si buscaís en Internet, hay colgados resúmenes de su técnica. En realidad la identificación proviene del hecho de que las constantes medibles, como la tensión arterial, temperatura de la piel, y otras, se pueden alterar a través de la relajación. Solo lo planteo, porque el tema da para mucho.

Antes de acabar quiero mencionar a un autor australiano, Ramesh Manocha, , que está en la universidad de Sidney y que tiene varias propuestas interesantes. Entre ellas una definición de meditación como “Silencio Mental” que la ha aportado a partir de sus estudios sobre el Sahaja Yoga. El próximo día hablaremos mas a fondo.
(continuará)

Anuncios

One Trackback to “Los efectos terapeúticos de la meditaciòn (III)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: