Archive for ‘Hiduismo’

julio 6, 2011

Sahaja

Descubrí el concepto de Sahaja, leyendo los estudios de R. Manocha sobre su tesis del silencio mental para definir a la meditación. Afirma con bastante razón que esta definición estaría más de acuerdo con las tradiciones orientales, y que es mucho más apropiada. (otro día os daré mi opinión al respecto). Aporta diversos argumentos, entre ello uno de los primeros aforismos de Patanjali que podría traducirse así, “Yoga es el control de las fluctuaciones de la mente”. Hemos de tener en cuenta que mente, en la tradición hindú, se identifica con la “ilusión”, el velo que oculta la auténtica realidad. Es en ese contexto donde aparece la idea de silencio mental. En principio el “guru” era o es aquél que ha conseguido dominar su mente, y ayuda a los demás a que lo consigan.

Hay que añadir otra idea interesante en el contexto de la tradición yóguica y es la asociación de está distorsión de la mente con enfermedad. Según algunos autores hindúes, seguidores de la medicina tradicional llamada siddha, una de las tres tradicionales junto al ayuveda y unani, las ideas actuales de enfermedad psicosomática, psicoinmunidad, y medicina mente.cuerpo, avalarían esta antigua asociación, y por tanto demostrarían su capacidad curativa. Pero este es otro tema.

Volvamos al término sahaja. Viene a describir un estado, una forma de moksha (otro concepto interesante), en el que el practicante o yogui alcanza un elevado grado de conciencia, pero permanece implicado en el mundo que le rodea. Según el autor mencionado, es un estado que aflora de la meditación, como la mente de un niño libre de complejos, inhibiciones y neurosis de los adultos. Está arraigado en la tradición espiritual india, pero también aparece en la budista. Afloraría como una consecuencia natural del estado de silencio mental.

Las principales características del sahaja serían, la conciencia de momento presente, la expansión de la conciencia, humor positivo, sentido de integración, bienestar en todos los niveles (psíquico, social y espiritual), sentido de unidad cósmica, pensamiento trans-cognoscitivo, y sensaciones somáticas que reflejan el conocimiento intuitivo. El rasgo central de estas ideas es que la mentes está en un estado trascendente de no pensamiento. Esta breve descripción me suena similar al estado de nirvana, o a los estados místicos de nuestra tradición.