Archive for ‘Meditación’

julio 8, 2011

Sahaja Yoga

Como sabeís, la filosofía y práctica del yoga es muy antigua. Abarca una amplia variedad de escuelas, técnicas, acervos y modalidades. Algunas son bastante recientes. A partir de la idea de sahaja, la gurú Shri Mataji Nirmala Devi, desarrolló en 1970 una nueva forma de yoga que llamó “Sahaja Yoga”. Nirmala Srivastava, que así se llamaba realmente, falleció este año; en la biografía de la wikipedia se afirma que en su juventud residió en el ashram de Ghandi. No la confundaís con otra gurú, Amma, conocida por las largas y multitudinarias sesiones en las que reparte abrazos, a cualquier persona que asista y así lo desee, y que la ha hecho muy popular en occidente.

¿En qué consiste Sahaja Yoga? Es una forma sincrética. Usa la tradicional filosofía yoguica, de los Chakras o puntos de energía, y los canales, llamados Nadis, junto al despertar de la energía que se llama, Kundalini, que nace en la base de la columna vertebral, y asciende hasta el cerebro. Desde su inicio, esta forma de yoga se ha ido propagando por todo el mundo, por un movimiento de seguidores que afirman de acuerdo con la fundadora, que lo hacen sin ánimo de lucro. De hecho en su web, no tienen ningún tapujo en decir de qué va, a diferencia de la TM (meditación trascendental). Sin embargo, todo hay que decirlo, tiene sus detractores que la consideran una secta peligrosa.

El método en apariencia es muy sencillo, y está bien explicado en su web con el apoyo de videos. La técnica básica es realizar una serie de afirmaciones o mantrams, combinadas con movimientos, tipo tai-chi, según la posición de los chakras principales, junto a visualizaciones de su iconografía. El objetivo es lograr la experiencia de nirvichara samadhi o de silencio mental, y que el ejercitante consiga ir profundizando en su experiencia, y sepa usar los efectos benéficos para encontrar su equlibrio, para lo que proponen una serie de ejercicios adicionales. Se trata de un método ecléctico, basado en los ritos tradicionales, pero sencillo de realizar.

Entiendo que lo hayan utilizado para las investigaciones mencionadas por su ejecución sencilla. Es el problema que tienen los científicos para comprobar los efectos de la meditación, ¿qué método usar?, que sea inteligible, que cualquiera lo pueda practicar, y que haya instructores altruistas al alcance de la mano para aplicar los controles adecuados. En éste caso se cumplen los requisitos. Pero no creo que en unos pocos meses se logre el estado de silencio mental que se pretende. Además la tradición hinduista de los chakras, hasta donde sé, es una filosofía, no una certeza, y por tanto, entramos en el frágil mundo de las creencias colectivas y personales. También me llama la atención, la excesiva reverencia a la fundadora, y su exceso de iconografía, propio del hinduismo, pero en general no tan recargado, y su posible mediación divina.

Anuncios
junio 30, 2011

Los efectos terapeúticos de la meditaciòn (III)

En el 2007, una encuesta realizada por el NIHS en USA, reveló que el 12,7 por ciento de los adultos había hecho ejercicios de respiración profunda, el 9,4 por ciento meditación, y el 6,1 por ciento yoga. El 9,4 representa unos 20 millones de personas. Todo hace pensar que en Europa la proporción es similar. De ahí el interés de los organismos públicos de salud en determinar que valor terapeútico tienen estas prácticas.

Una de las dificultades que se encuentran los investigadores es que no hay un consenso en la definición “operativa” de la meditación. Se trata de una dinámica muy antigua, vinculada a diferentes tradiciones, cada una con una cultura propia que han creado sus escuelas y han ido evolucionando de la manera más diversa. Es lógico que existan diferentes interpretaciones. Como ya hemos comentado, incluso practicantes de la misma tradición pueden tener opiniones bastante diferentes al respecto. Esto que vale para la discusión filosófica, diría que la enriquece, no sirve para la visión científica. Este es el primer problema.

En el principal estudio realizado hasta la fecha, hay un apéndice que recoge una síntesis de las opiniones de varios expertos para establecer unos criterios comunes. La mayoría optó por tres cosas esenciales. 1. Se usa una técnica concreta, 2. relacionada con la relajación, y 3 que lleva a un estado mental autoinducido. Es muy interesante la opinión sobre la relajación, ya que en algún momento se ha identificado la meditación por sus efectos, con el método llamado “Relaxation Response”. Fue creado por Hebert Beson, cuyo libro titulado en castellano “La Relajación”, y publicado por la editorial Grijalbo, ha sido todo un éxito editorial. Si buscaís en Internet, hay colgados resúmenes de su técnica. En realidad la identificación proviene del hecho de que las constantes medibles, como la tensión arterial, temperatura de la piel, y otras, se pueden alterar a través de la relajación. Solo lo planteo, porque el tema da para mucho.

Antes de acabar quiero mencionar a un autor australiano, Ramesh Manocha, , que está en la universidad de Sidney y que tiene varias propuestas interesantes. Entre ellas una definición de meditación como “Silencio Mental” que la ha aportado a partir de sus estudios sobre el Sahaja Yoga. El próximo día hablaremos mas a fondo.
(continuará)

junio 28, 2011

Los efectos terapeúticos de la meditaciòn (II)

Sigo con está discusión que aunque centrada en la meditación, se puede generalizar a cualquier terapia alternativa. Una de las referencias más importantes es el Centro Nacional de Medicina Alternativa y Complementaria de EE.UU. (NCCAM), a pesar de que ha recibido críticas por algunas de las propuestas que hace, sin tener una garantía científica. Pero por lo menos sirve para aglutinar una buena información de todas estas terapias; por ejemplo hay enlaces a artículos médicos, a través de Pubmed, una buena fuente a nivel mundial. Sobre la meditación dice que “es una variedad de técnicas o practicas que pretenden focalizar o controlar la atención”, la mayoría, sigue diciendo esta entidad, “tienen su raíz en las tradiciones religiosas o espirituales de Oriente, y han sido aplicadas por diferentes culturas a lo largo de siglos”. Es una definición muy genérica y amplia, bajo mi punto de vista; pero hay que reconocer la dificultad de definirla bien, precisamente uno de los autores australianos que os mencioné propone una, de la que ya os hablaré con mas detalle.

Ahora es inevitable mencionar uno de los estudios científicos más completos realizados hasta la fecha sobre la meditación. Lo publicó la Universidad de Alberta (Canadá) en 2007, por el departamento de prácticas basado en la evidencia (EPC). Se puede leer y bajar desde la página de la agencia americana AGHC (Agency for Healthcare Research and Quality), otro sitio con muy buena información sobre salud, terapias y criterios científicos. Os lo intentaré resumir. Desde el año 1973 hasta el 2007 en bases de datos como Medline, PsycInfo, Embase, y otras, hay miles de artículos científicos relacionados con la meditación. Cuando se analiza el contenido de los mismos, que figura desde el año 2000, y se cruza con conceptos como control aleatorio o doble ciego, el número queda reducido a unos pocos centenares. Por eso los autores del estudio indicado, y otros que han hecho análisis similares, hablan de que la mayoría son “estudios de baja calidad”, o de “calidad metodológica baja”.

En su conclusión dicen, “en base a la evidencia disponible no se pueden establecer conclusiones firmes sobre los efectos de la meditación en la práctica clínica”, y proponen la realización de estudios más rigurosos en el futuro. Pero eso va a llevar bastante tiempo todavía. Lo único que se puede afirmar es que la meditación ayuda a reducir el estrés, en general; y en algunos casos comprobados, ayuda a disminuir la presión sanguínea. Lo vemos en el siguiente artículo.

junio 22, 2011

Los efectos terapeúticos de la meditaciòn (I)

El debate sobre los posibles efectos terapeúticos de la meditación en quienes lo practican es extenso e inacabado. Como ahora tengo tiempo voy a abordar el tema en profundidad. En los ratos de hospital he leído varios artículos al respecto, y me he encontrado algunos de autores australianos, que lo plantean de manera muy correcta.

En lenguaje científico se habla de “revisión crítica” de una cuestión. Tiene bastante importancia. Pensad que en la literatura científica tradicional siempre se ha tenido en cuenta. Por eso los artículos de física, matemáticas, química o biología son un tostón; por ejemplo, los que hablan de los experimentos que se realizan en el LHC. A veces hasta los artículos de divulgación cuestan un poco de seguir. Tienen dos puntos claves, centran muy bien la cuestión estudiada y luego detallan a fondo la metodología seguida. De esta manera la comunidad científica puede revisar o repetir el estudio en las mismas condiciones y verificar los resultados.

Hace tiempo que el concepto de “análisis basado en la evidencia” se extendió a las ciencias humanas y de la salud. Ello ha comportado que se revisarán muchos estudios anteriores sobre terapias y tratamientos, tanto en medicina o biomedicina, como en psicología y psiquiatría. Métodos como el doble ciego, o las pruebas con control aleatorio, hace tiempo que se han extendido y que se preconiza su uso. Desde hace algún tiempo se cuestionan a nivel científico las pruebas que no se hayan realizado siguiendo un método de control de este estilo.

Toda esta explicación es necesaria, porque había muchos estudios realizados sobre la meditación que no habían seguido los métodos indicados. Por ejemplo, muchos de los realizados con la meditación trascendental, sistema que está patentado y un curso cuesta bastante dinero por cierto, se habían hecho por investigadores relacionados de una u otra manera con esa entidad, y con practicantes convencidos de la misma; lo que ahora se pone en entredicho, como dice este investigador.

Por otra parte, hoy en día los medios de comunicación, sobretodo los digitales, enseguida se hacen eco de los estudios médicos, biomédicos, psicológicos, que suelen referirse a remedios asombrosos; y muchas veces no se tiene en cuenta, ni el contexto en que se publican, ni los detalles concretos de los mismos. Pero en esto, como en todo en la vida, hay que aplicar el sentido común.

(continuará)

Etiquetas: ,
abril 7, 2011

Eventos

Como no todos teneís Facebook os pongo unos eventos, por si podeís ir. Conferencia a las 12. Feria del libro en Valencia. Y el 23 de abril en BCN, a las 12, calle manso con borrell.

Ayer tuve la primera presentación cara al público, un pequeño grupo de familiares, amigos y algunas personas más. Meditar es como poner en sintonía una orquesta. Los instrumentos de cuerda son la parte física, el organismo. Los instrumentos de viento son la parte emocional, los sentimientos. Los demás intrumentos son la diversas inteligencias que tenemos. El director es la parte interna de nosotros mismos. Al final somos cada una de esas partes y todo a la vez, esa sinergia que se produce, esa música que se crea y se expande.

¿Hace falta levantarse a las 6 para meditar? No cualquier hora día es buena. Tampoco que sea en un lugar concreto. Ni tampoco seguir un método concreto. Respirar y seguir la respiración.

¿Cuando sabemos que la observación de la respiración está en el punto álgido? Cuando oimos los latidos del corazón. Para mí supuso, la primera gran experiencia sensitiva que me impresionó. En un primer momento creía que era un ruido externo que alguien hacía, hasta que caí en la cuenta que salía de mi. Desde entonces, cada vez que oigo latir el corazón, experimento una tranquilidad y un recogimiento inspiradores.

Etiquetas: ,
abril 2, 2011

Meditación, neuronas y cerebro

Hago referencia a un artículo publicado en el año 2004 en la revista de la PNAS, la prestigiosa academia de ciencias americana, titulado, “Los meditadores experimentados autoinducen sincronías gamma de alta amplitud durante su práctica mental“. Los experimentos se realizaron con prcaticantes de las tradiciones budistas tibetana Nyingmapa and Kagyupa. Con personas que llevababan entre 10,000 y 50,000 horas de meditación, y entre 15 y 40 años de práctica. Antes de realizar las pruebas se les pidió que se centraron en la compasión.

Uno de los autores que figura es Matthieu Ricard, sobre quien os debo un artículo (o tal vez más).

Ya sé que el artículo es farragoso. Así es la ciencia. Pero os intento traducir el resumen:

La meditación, para sus practicantes, se entiende como un proceso de familiarización con la vida mental propia que induce cambios de larga duración en la cognición y la emoción. Poco se sabe acerca de este proceso y su impacto en el cerebro. En éste artículo nos encontramos con que los practicantes budistas muy experimentados autoinducen oscilaciones electroencefalográficas de alta amplitud en la banda gamma y con una sincronía de fase durante la meditación. Estos patrones de electroencefalograma difieren de las de los controles realizados en los electrodos frontoparietal laterales. Además, la proporción de la actividad en la banda gamma (25-42 Hz) a la actividad oscilatoria lenta (4-13 Hz) es inicialmente
mayor en la línea de base de descanso antes de la meditación para los meditadores expertos que en los controles medios sobre electrodos frontoparietales. Esta diferencia aumenta considerablemente durante la meditación sobre la mayor parte de los electrodos del cuero cabelludo y sigue siendo más alta que la línea de base inicial en la línea de base postmeditation. Estos datos sugieren que el entrenamiento mental involucra mecanismos de integración temporal y puede inducir cambios neuronales a corto plazo y largo plazo.

febrero 20, 2011

Muerte, filosofía, esperanza

La reflexión sobre la muerte es imprescindible. Hay una paradoja que resolver. Lo decían los estoicos, lo dice el budismo. Está en el esoterismo, está en el arte, está en la poesía. Abundan las citas. Dice Neruda:

“Hay cementerios solos,
tumbas llenas de huesos sin sonido,
el corazón pasando un túnel
oscuro, oscuro, oscuro”

Y Espronceda,

“En mi la ciencia enmudece,
en mi concluye la duda
y árida, clara, desnuda,
enseño yo la verdad”

Esa verdad oculta, recóndita, simple, que plantea el misterio, que deseamos no ver, hemos de afrontarla. Meditemos sobre nuestro funeral, como dice Saraydarian, hagámoslo sin miedo, sin tapujos, con realismo.

En todo éste proceso, en ese túnel oscuro, hay una luz al final. La preparación es difícil, pero no imposible. La doctora Kübler-Ross, describió un modelo en esa última etapa. Por eso he puesto en el título la palabra esperanza, ¿acaso no es el mejor consuelo?

Etiquetas: ,
febrero 7, 2011

Meditación y Terapia

Os menciono un artículo, esta vez en castellano, que hace una revisión de la bibliografía existente entre Meditación y Terapias piscológicas. Aunque es del año 1997, y las citas son anteriores, nos da uina idea de por dónde van las investigaciones al respecto.

Se titula LA UTILIDAD DE LA MEDITACIÓN COMO MODALIDAD TERAPÉUTICA.

Dice, por ejemplo, “La meditación es un fenómeno multidimensional que puede ser útil en un marco clínico, en una variedad de formas. Está asociada con estados de relajación psicofisiológica, los cuales se ha propuesto que optimizan la eficiencia de los innumerables mecanismos intrínsecos autorreparadores del cuerpo.”

Señala también que, “Varios autores ven la utilidad de la aplicación de la meditación y el misticismo en la psicoterapia y en la psicología occidental. Por ejemplo, Carpenter escribe que la meditación y las tradiciones esotéricas tienen mucho que aportar a la psicoterapia: Delkman arguye que la psicología occidental tiene mucho que aprender de las tradiciones de las ciencias místicas, las cuales sostienen que las causas centrales del sufrimiento humano se originan en la ignorancia de nuestra verdadera naturaleza y Dubs considera que el crecimiento psicológico y espiritual están ligados, quizás secuencial y evolutivamente.”

Tenemos aquí muchos puntos para reflexionar y aprender.

enero 30, 2011

Meditación y sueño

Me ha llamado la atención un estudio, publicado en una revista científica de contenido abierto BBF, titulado, La meditación mejora la vigilancia psicomotriz y puede disminuir la necesidad de dormir.

El estudio fue realizado con diferentes grupos de personas, con diversa experiencia meditativa, desde noveles a expertos; éstos últimos en la India, siguiendo métodos yóguicos tradicionales.

La conclusión del artículo dice que los resultados sugieren que la meditación proporciona una mejora del redimimiento psicomotriz a corto plazo, incluso en los meditadores con pocas horas de experiencia. En los que llevan muchas más de práctica, se detecta una disminución significativa del tiempo total de sueño en comparación con otros grupos de la misma edad y sexo que no practican la meditación. Sin embargo, y con la típica prudencia científica, anotan que no se puede afirmar que la meditación pueda sustituir al sueño, hasta que se realicen más investigaciones.

El estudio es uno más de los que se están realizando sobre la meditación y sus efectos en la salud de las personas.

Etiquetas: , ,
enero 25, 2011

Momentos Mindfulness

Hay muchas maneras de practicar la Atención Plena. Una de ellas es la búsqueda de instantes de atención o momentos mindfulness. Es muy fácil. Hemos de pensar en las ocasiones más triviales del día a día para infundirles plenitud, plena conciencia. Podemos hacer una lista. Por ejemplo: El instante de atravesar el umbral de casa por la mañana, la espera del autobús, tranvia o metro, el momento de sentarnos para empezar el trabajo, cuando nos ponemos o quitamos la chaqueta o el jersey, al sentarnos a almorzar o a comer, mientras aguardamos el turno para pagar, hay muchos.

Entonces tomamos uno. Por ejemplo, el momento de salir de casa. Y pensemos que es lo primero que hacemos. Pensemos si miramos el cielo, si sentimos el contacto del aire, si nos percatamos del árbol, si es el primer ser vivo que vemos. Un pequeño instante, pero lleno de una infinitud de detalles, de los que quizás no seamos conscientes.

Ese instante fugaz e intrascendente, el atravesar el umbral de casa, lo podemos llenar de consciencia, y convertirlo en un Instante de Atención. Respiremos. Miremos el cielo. Sintamos el aire. Saludemos al árbol. Diez segundos. Y sigamos caminando.