Archive for ‘Psicologia’

septiembre 17, 2011

Un ejercicio de meditación

Hoy os propongo un ejercicio de meditación usando lo que los psicólogos, y en especial C.Jung llaman la “imaginación activa“. Aunque lo aplican a los sueños, se puede extender al estado de meditación. De hecho no es nada nuevo. En el sutra Amitabha, uno de los más antiguos, como señala el mismo Jung en su libro, “Simbología del Espíritu”, el relato del propio Buda gira entorno a ese concepto. Y en nuestra tradición occidental, los ejercicios espirituales de S. Ignacio en su versión original (creo que esta de google lo es, os recomiendo leerla con una visión actual, os sorprenderá), también usan en parte la misma idea.

En mi opinión, basándome en mi experiencia, hay que usarlos con preacución. La imaginación activa es un poco más difícl de controlar que por ejemplo la respiración o las emociones, mientras se medita. Cuando uno está seguro en la meditación, ha experimentado bastante, ha pasado por altibajos, ha reelaborado su práctica, o ha tenido que dejarla por algún motivo, creo que es el momento de usarlos.

El ejercicio empieza con la relajación y la respiración, atención plena unos 10 minutos. Una vez centrados, ponemos la mente en algún lugar que nos traiga un buen recuerdo, una paisaje, el bosque por ejemplo. Imaginemos que paseamos por él, sintamos el verdor, los arbustos, los árboles, el olor de las flores, el sonido de los pájaros, el crujir de la hierba bajo nuestros pies, las ramas que nos rozan al caminar, los tenues rayos de luz que se iluminan las hojas altas. Nuestro paseo nos lleva a una planicie alta, una perspectiva lejana, un horizonte ilimitado, muy a lo lejos el mar, o tal vez un lago, y en ese momento sentimos que despierta el amanecer, un sol brillante, que se eleva sobre todo lo que existe, poco a poco, cada vez más luminoso, todo a nuestro alrededor recibe su energía, y nos llega a nosotros, la sentimos en nuestra mente, en nuestro cuerpo. Proyectemos esa energía hacia nuestro entorno, objetos, personas, acciones, pensamientos, deseos. Finalmente agradezcamos a nuestro concepto personal de lo sagrado la plenitud en la que nos encontramos.

La duración total del ejercicio debe ser unos veinte minutos. Intentad que no se prolongue más. Finaliza de la misma manera que una meditación normal, mirando la respiración, y percibiendo el lugar en el que nos encontramos, el asiento, la habitación, la ventana, antes de abrir los ojos. Lo podeís hacer 5 días seguidos, y después una vez por semana, durante un mes. Con el tiempo, lo podeís repetir ocasionalmente.

julio 21, 2011

Los efectos terapeúticos de la meditación (VI)

Para ir concluyendo esta serie, os expongo lo que considero más relevante:

¿La meditación tiene efectos positivos en los practicantes?.
Estoy seguro que si. Por un lado, porque viene avalada por miles de años de tradición, por la experiencia acumulada de muchas personas y por las enseñanzas de monjes, gurus, yoguis y tantos otros, tanto en oriente y occidente. Y por otro, porque hay estudios científicos que apuntan a que es así; aunque no sean concluyentes y deban ser proseguidos, se acumulan los indicios en ese sentido.

No se nos debe olvidar que la meditación no es aconsejable para todo el mundo. Las personas afectadas por algún trastorno psíquico o neurológico, por ejemplo, no deben practicarla. A veces una práctica mal guiada provoca un alejamiento de la realidad y de los demás. Si notamos algún efecto adverso, tenemos que dejar de meditar enseguida; y si lo vemos en algún amigo, hay que advertírselo. Todos los textos serios, avisan de que la meditación nos debe proporcionar más tolerancia, alegría, empatía e integración social. Si observamos lo contrario es que algo no marcha bien.

Es muy aconsejable antes de aprender a meditar, aprender la relajación, en su forma básica nos ayudara mucho, en especial al principio. A muchas personas diría que les ayudará más que la meditación.

Os pongo un cuadro ilustrativo extraído del amigo R. Manocha:

Es un poco discutible el orden entre Mantra-Mindfulness-Silencio Mental, tampoco hay que entender que el estres nos lleve a la depresión. Es simplemente una manera de expresarlo.

febrero 7, 2011

Meditación y Terapia

Os menciono un artículo, esta vez en castellano, que hace una revisión de la bibliografía existente entre Meditación y Terapias piscológicas. Aunque es del año 1997, y las citas son anteriores, nos da uina idea de por dónde van las investigaciones al respecto.

Se titula LA UTILIDAD DE LA MEDITACIÓN COMO MODALIDAD TERAPÉUTICA.

Dice, por ejemplo, “La meditación es un fenómeno multidimensional que puede ser útil en un marco clínico, en una variedad de formas. Está asociada con estados de relajación psicofisiológica, los cuales se ha propuesto que optimizan la eficiencia de los innumerables mecanismos intrínsecos autorreparadores del cuerpo.”

Señala también que, “Varios autores ven la utilidad de la aplicación de la meditación y el misticismo en la psicoterapia y en la psicología occidental. Por ejemplo, Carpenter escribe que la meditación y las tradiciones esotéricas tienen mucho que aportar a la psicoterapia: Delkman arguye que la psicología occidental tiene mucho que aprender de las tradiciones de las ciencias místicas, las cuales sostienen que las causas centrales del sufrimiento humano se originan en la ignorancia de nuestra verdadera naturaleza y Dubs considera que el crecimiento psicológico y espiritual están ligados, quizás secuencial y evolutivamente.”

Tenemos aquí muchos puntos para reflexionar y aprender.

noviembre 21, 2010

Releyendo a Viktor Frankl

Siempre que vuelvo a ler el, Hombre en busca de sentido, me causa una honda impresión. Es una reflexión profunda, cruda, terrible y triste sobre la naturaleza humana. ¿Hasta qué punto puede la inteligencia dejarse arrastrar por la crueldad y la opresión?.

La primera vez que lo leí pensé en la imposibilidad del hombre en vencer sus pasiones. Ahora lo veo de otro modo. Cito un párrafo que nos invita a reflexionar:

“A pesar del primitivismo físico y mental imperantes a la fuerza, en la vida del campo de concentración aún era posible desarrollar una profunda vida espiritual. No cabe duda que las personas sensibles acostumbradas a una vida intelectual rica sufrieron muchísimo (su constitución era a menudo endeble), pero el daño causado a su ser íntimo fue menor: eran capaces de aislarse del terrible entorno retrotrayéndose a una vida de riqueza interior y libertad espiritual. Sólo de esta forma puede uno explicarse la paradoja aparente de que algunos prisioneros, a menudo los menos fornidos, parecían soportar mejor la vida del campo que los de naturaleza más robusta.”

V. Frankl explica como era capar de aislarse manteniendo conversaciones mentales con su mujer. Una forma de hacer meditación en sentido amplio.

La idea del centro interior va en la línea de la cita de Isaiah Berlin, que ya os había comentado, o de tantos autores que hablan del “yo interior” o de la “cámara interior”, que me gusta más.

El desasosiego existencial que nos puede provocar la incertidumbre a la amarga pregunta del principio, me lo resolvió Gandhi. Os cito a Eknath Easwaran, del libro “Tu vida es tu mensaje“, dice:

“Todos tenemos tendencia a sentirnos abatidos de vez en cuando y a preguntarnos: “¿Cómo puedo yo, un solo individuo, hacer frente a problemas como la polución y el hambre?”. La respuesta de Gandhi es simple, pero desafiante: despierta tu propia conciencia y despertarás la conciencia del mundo entero. Eso es lo que él hizo”

diciembre 17, 2009

¿Quiénes somos? (II)

No sé si os confundo con tantos temas abiertos. Pero, en el fondo, ¿nos somos caminos abiertos que no se acaban nunca?. Sigo con el de la cuestión de ¿quiénes somos?, o sea de la naturaleza humana. Primero os comento lecturas. Un par en concreto. Una de Steven Pinker La tabla rasa, si no lo quereís leer aquí teneís una reseña; su punto de vista es el de la psicología evolucionista. Lo leí porque me había gustado otro suyo, Cómo funciona la mente, que me costó mas de leer, y que está rodeado de controversia; ambos textos son densos, completos y bien elaborados, puedes estar o no de acuerdo con él, pero vale la pena leer alguno si tienes tiempo. Otra lectura interesante, es de Jesus Mosterin, supongo que lo conoceís más por el País; tiene uno titulado la naturaleza humana, que es muy descriptivo, detallado y fácil de leer (lo que es de agradecer) donde trata muchos temas, con amplias referencias, citas y curiosidades. Os lo recomiendo si quereís introduciros en esta profunda cuestión.

Pero os anticipo que ni uno ni otro satisfarán el deseo de obtener una respuesta a la pregunta. No la hay. Pero nos ayudan a comprender mejor lo que somos. Es una aproximación a través de la psicología, la filosofia o la biologia, al igual que puede haber otra a través de la física cuántica o la neurología. Hay que ir sumando enfoques. Faltarán algunos, la visión estética, la cómica(¿por qué no?), la religiosa, la esotérica, etc. cuantas más haya mejor. Esa es mi recomendación. No os quedeís con una en concreto, por muy buena que sea, o por muy completa que la creaís.

Estamos en un laberinto, y hay dos formas de salir. Buscar hasta encontrar la salida, al alcance de muy pocos, o buscar un atajo. También nos podemos conformar y quedarnos dentro. Pero si elegimos el atajo, elegimos algo que nos causará dolor. Y no lo digo yo, lo han dicho otros con anterioridad. (continuará)