Archive for ‘Sungazing’

diciembre 2, 2009

Sungazing (II)

Prosigo con el fascinante tema del Sungazing. Hace tiempo leí en un libro de T. Khun sobre la revolución copernicana (¡qué vicio el de leer!) lo siguiente :
La identificación simbólica del sol con Dios está presente en la literatura y arte del Renacimiento. Un ejemplo es el “Liber de sole” de Marsilio Ficino, autor neoplatónico del siglo XV: “Nada revela más plenamente la naturaleza del Bien [que es Dios] que la luz del sol … El Bien se esparze a si mismo por todo lugar endulzando y seduciendo a todas las cosas. No actua por obligación sino por el amor que lo acompaña. Este amor atrae de tal forma a todo objeto que acaban por abrazar libremente el Bien …”

Copérnico se apoya en esa tradición para argumentar su cosmologia, donde el sol es el centro del Universo “En verdad algunos le han llamado la pupila del mundo, otros el Espíritu del mundo, otros, por fin, su Rector. Trimegisto le llama el Dios visible; la Electra de Sófocles, el omnividente. De este modo, el sol, como reposando sobre un trono real gobierna la familia de los astros que le circundan”. Y Kepler dice, “.. volvemos al sol que, en virtud de su dignidad y poder, es el único ser al que parece convenir el papel de digna morada del propio Dios …”

Está resumido, para no aburriros. Por cierto Marsilio Ficino vuelve a estar de moda, se han reeditado sus cartas, y en algunas webs esotéricas se le menciona mucho.

Solo añadir, que los descubrimentos astrónomicos, el desarrollo de la ciencia, la pérdida de peso del neoplatonismo, hacen que éste simbolismo pìerda protagonismo en la filosofía y posteriormente se relegue a algunos escritores; pero podeís ver que nuestra tradición occidental no es ajena al mismo. En el esoterismo y creencias asociadas se mantiene vivo, como en una presentación que me pasó MGB.

Mi propuesta de sungazing es más simple, asistir a la salida y puesta de sol como un reencuentro con la naturaleza, el ciclo cotidiano de la vida, origen y fin de cada día; es fácil hacerlo ahora en invierno, incluso en la oficina. Otro tema es como entrelazarla con la meditación si lo usamos como imagen integradora, lo dejo para otro día.

Anuncios
noviembre 8, 2009

Sungazing

Le debía a Carlos un comentario sobre el Sungazing, a raíz de la visita que hizo a Barcelona Hira Ratan Manek, y de la conferencia que dió en abril y de la que se hizeron eco algunos diarios entre ellos La Vanguardia en la sección de La Contra (última página).

Hay muchos enlaces que hablan del sungazing, en la wikipedia, hay un resumen de los pros y contras, así como muchas otras direcciones. Aquí he encontrado un resumen escrito; es una página de una sociedad teosófica que ya conoceís. En éste blog han colgado el video; hay más videos en otros enlaces, pero para el caso ya os podeís hacer una buena idea.

Como en otros temas que ya os he comentado, no hay que confundir el fondo con la forma. La forma o técnica en éste caso es mirar al Sol directamente en la salida y puesta, que si leeís bien lo que dice Hira, no tiene porque ser así, se puede usar un filtro, cosa que os recomiendo (por mi afición a la astronomía); y el otro tema es la substitución del alimento por la luz solar; esto científicamente es indemostrable, pero como ya sabeís y habeís comprobado, en los ayunos se puede soportar bien sin tomar alimento sólido muchos días, y si lo acompañamos de esos “baños” solares (con cuidado) mejor que mejor.

El fondo de la cuestión es lo más interesante. En una presentación que me pasó M.G.B. se explicaba muy bien (os la remitiré a los que la queraís). Se trata del contenido filosófico y místico-espiritual, que proviene de una tradición antigua que identifica el Sol con la Fuerza Cósmica o la Fuerza de la Divinidad; años atrás conocí alguna persona que tenía esa creencia, pero que no practicaba el sungazing porque no existía como tal. En alguno de los textos que os he comentado también se habla de unificarse con el Sol en sentido místico. Aquí mi respeto total y nada que decir; es más en occidente, en Grecia y en la Edad Media existía esta creencia, que perivivió en el esoterismo y en algunas sectas cristianas.

Etiquetas: