Posts tagged ‘respiración’

enero 25, 2011

Momentos Mindfulness

Hay muchas maneras de practicar la Atención Plena. Una de ellas es la búsqueda de instantes de atención o momentos mindfulness. Es muy fácil. Hemos de pensar en las ocasiones más triviales del día a día para infundirles plenitud, plena conciencia. Podemos hacer una lista. Por ejemplo: El instante de atravesar el umbral de casa por la mañana, la espera del autobús, tranvia o metro, el momento de sentarnos para empezar el trabajo, cuando nos ponemos o quitamos la chaqueta o el jersey, al sentarnos a almorzar o a comer, mientras aguardamos el turno para pagar, hay muchos.

Entonces tomamos uno. Por ejemplo, el momento de salir de casa. Y pensemos que es lo primero que hacemos. Pensemos si miramos el cielo, si sentimos el contacto del aire, si nos percatamos del árbol, si es el primer ser vivo que vemos. Un pequeño instante, pero lleno de una infinitud de detalles, de los que quizás no seamos conscientes.

Ese instante fugaz e intrascendente, el atravesar el umbral de casa, lo podemos llenar de consciencia, y convertirlo en un Instante de Atención. Respiremos. Miremos el cielo. Sintamos el aire. Saludemos al árbol. Diez segundos. Y sigamos caminando.

Anuncios
octubre 24, 2008

El arte de relajarse

En la vida se suceden situaciones a las que no damos importancia, pero si las observamos bien suelen representar una suma de pequeños trastornos : la espera en una consulta o en un hospital, el viaje en un transporte público en horas punta, un atasco circulatorio inesperado, el retraso de algo o alguien a quien esperamos, etc. estos momentos podemos convertirlos en un beneficio. ¿Cómo?.

Relajándonos y haciendo que la situación revierta a nuestro favor.

Hay un método muy sencillo. Es centrarse en la respiración. Contamos mentalmente mientras inspiramos, luego la retención del aire, y luego la expiración, de modo que el ritmo aumente ésta última progresivamente.

Por ejemplo: Inspirar y contar hasta 3 – Aguantar la respiración y contar hasta 3 – Expirar y contar hasta tres. Hacerlo dos veces seguidas.
En la tercera : Inspirar y contar hasta 3 – Aguantar la respiración y contar hasta 3 – Expirar y contar hasta cuatro.
Hacerlo dos veces seguidas
Así hasta que el conteo de expiraciones sea 6, es decir el doble al de inspiración.
Lo mantendremos el rato que queramos.

Naturalmente, la base de partida puede ser cualquier conteo, tres, cuatro, cinco, etc. Lo interesante de este ejercicio es que no pretende nada más. ¿Qué estamos a mitad y nos llaman para la visita?, interrumpimos y recuperamos el ritmo respiratorio normal sin problemas.

Si la situación persiste, seguimos. Una vez conseguido el ritmo, nos centramos en nuestro organismo: en los pies, en las piernas, en la cintura, en la espalda, en el cuello, en los brazos, en la cabeza, en cada ritmo. Luego seguimos con nuestros órganos internos, los mas olvidados: intestino, estómago, corazon, etc.. El solo hecho de centrar nuestra atención en ellos, les aportará beneficio.

Una buena combinación es realizar este ejercicio respiratorio y repetir el mantram mentalmente, si lo tenemos escogido; sino sirve cualquier palabra que nos inspire tranquilidad y armonía inteiormente.

De este modo los ratos perdidos revierten en una discreta mejora, nunca más tendremos la sensación de que hemos perdido el tiempo, y conseguiremos que las circunstancias giren a nuestro favor.

Es un arte, el arte de relajarse. Nosotros somos los artistas e intérpretes.