Posts tagged ‘Saraydarian’

febrero 20, 2011

Muerte, filosofía, esperanza

La reflexión sobre la muerte es imprescindible. Hay una paradoja que resolver. Lo decían los estoicos, lo dice el budismo. Está en el esoterismo, está en el arte, está en la poesía. Abundan las citas. Dice Neruda:

“Hay cementerios solos,
tumbas llenas de huesos sin sonido,
el corazón pasando un túnel
oscuro, oscuro, oscuro”

Y Espronceda,

“En mi la ciencia enmudece,
en mi concluye la duda
y árida, clara, desnuda,
enseño yo la verdad”

Esa verdad oculta, recóndita, simple, que plantea el misterio, que deseamos no ver, hemos de afrontarla. Meditemos sobre nuestro funeral, como dice Saraydarian, hagámoslo sin miedo, sin tapujos, con realismo.

En todo éste proceso, en ese túnel oscuro, hay una luz al final. La preparación es difícil, pero no imposible. La doctora Kübler-Ross, describió un modelo en esa última etapa. Por eso he puesto en el título la palabra esperanza, ¿acaso no es el mejor consuelo?

Anuncios
Etiquetas: ,
diciembre 14, 2008

Torkom Saraydarian

Simbolo de la Sabiduria Eterna

Simbolo de la Sabiduría Eterna


Otro autor cuya lectura os recomiendo.

Primero leí, “La ciencia de la Meditación”; me llamó poderosamente la atención, por su comprensión de la sabiduría esotérica, que siempre me resultó confusa.
Es ecléctico; integra fuentes de origen diverso: budismo, cristianismo, y esoterismo; exhaustivo, detallista, complejo, profundo, pero comprensible.

Lo leí y lo relegué, sin más. Luego ví que tenía otros libros en castellano, pero no me causaron mayor impresión.

Sin embargo, cuando releí el primero, me atrajo otro que citaba, por su título. Resultó ser su obra fundamental “La ciencia de ser uno mismo”, de la que sin embargo no se publicita mucho, ni en el centro que fundó. Recuerdo que escribí a ese grupo y me lo enviaron en inglés. No me decepcionó, al contrario; lo suelo leer y releer, y es otro de los que suelo llevar conmigo. Hay una versión en castellano, por Kier, que está agotada y no se ha vuelto a reeditar (que yo sepa).

En síntesis lo que plantea es seguir un “plan” de ejercicios; como por ejemplo, hacer cada día durante un mes una acción benevolente, o pensar en alguien a quien ayudar de alguna forma, de este estilo, en grado cada vez más profundo. Es decir, no hacer meditación para encerrarse en nuestro propio mundo “al margen de”, sino “con los demás”.

Este para mí, es el tercer paso en la Meditación, seguir un “plan” de ejercicios, con la intención de cambiar nuestra vida.

Etiquetas: ,