Archive for junio, 2008

junio 25, 2008

Hoy tengo un sueño ….

Martin L. King

El 28 de agosto se cumplirán 45 años de aquél famoso, conocido y emblemático discurso, de Martin L. King, en el que dijo aquellas palabras: “Hoy tengo un sueño”. Fué pronunciado en 1963, al final de la Marcha sobre Washington por el Trabajo y la Libertad. La culminación de un movimiento que contribuyó a cambiar decisivamente la sociedad americana y mundial.

Un movimiento que empezó en 1954, con la famosa huelga de autobuses en Montgomery. Martin L. King era el pastor de la Iglesia Baptista de Dexter Avenue en Montgomery, Alabama. ¿Casualidad?. El boicot a los autobuses de Montgomery empezó cuando Rosa Parks rehusó acatar la ley Jim Craw, que obligaba a las personas de color a ceder su asiento a personas blancas. ¡Qué abusurdo!, pensamos hoy en día, pero entonces una mayoría lo veía normal. Rosa Parks, decidió no soportar mas humillaciones, y todo un colectivo se alzó con ella, un grupo de personas dispuestas a no aguantar mas injusticias. Se encontraron con un líder. Martin L King, admirador de Ghandi y de su lucha no violenta. Y encabezó el grito unánime de todos sus hermanos, empezó una reclamación justa contra una ley injusta hasta sus úiltimas consecuencias. Su voz no se apagará nunca.

De Martin L. King se pueden decir muchas cosas. Admiro en especial, su altura de miras, su espiritualidad, su tolerancia, su amor por los demás, su comprensión de la humanidad, su entrega, su enorme volunta, su fe, su sencillez, y su visión, que diría, profética.

Permitidme que incluya el final del último discurso que pronunció, antes de ser asesinado :

“Aún nos quedan días difíciles por venir.
Pero en realidad no me preocupa, porque he subido a la cima de la montaña. Y no me preocupa.
Como todos, me gustaría tener una larga vida. La longevidad tiene su importancia.
Pero eso no me preocupa en este momento.
Sólo quiero hacer la voluntad del Señor.
Y Él me ha permitido subir a la montaña.
Y he visto más alla.
Y he visto la Tierra Prometida.
Puede ser que no llegue allí con ustedes. Pero quiero que sepan esta noche que nosotros, como un pueblo, llegaremos a la Tierra Prometida.
Y estoy tan feliz esta noche.
No estoy preocupado por nada.
No temo a ningún hombre.
¡Mis ojos han visto la gloria de la venida del Señor!”

Anuncios
junio 14, 2008

Pax Cultura

Signo de Paz¿Habeís leído alguno de los tratados del Agni Yoga? . Es una serie de textos filosóficos y esotéricos, al estilo de revelaciones y comunicaciones, como las obras de Alice Bailey. Son obras densas, profundas, de lectura lenta y dilatada, para hojear un momento o para pensar con tiempo, con una estructura reflexiva y disquisitiva, con un contenido deshilvanado pero armonioso; están traducidas al castellano, publicados por la sociedad del Agni Yoga, creo que merecen un comentario más extenso.

Su autor es el artista Nicolas Roerich, de cuya obra fecunda, (y poco conocida), destacaría algunos de sus cuadros más significativos.
Los podeís visitar en los siguientes enlaces: Museo Nicholas Roerich y en el Museo Virtual. Promovió un movimiento para la paz y la cultura, y el pacto Roerich, firmado en 1935 por 21 países americanos y ratificado luego a nivel internacional por la convención de La Haya en 1953.

El símbolo que figura al inicio, es otra de sus obras destacables. Es el emblema del movimiento por la Paz y la Cultura; llama la atención por su sencillez e impacto visual, conjuga muy bien las ideas que intenta transmitir: paz, cultura, hombre, mundo.

Podeís ver una variante muy sugestiva bandera de la Paz con un alto contenido esotérico.

Etiquetas: , ,
junio 10, 2008

Relajarse : Un paso para meditar

Según el Centro Nacional de Medicina Alternativa y Complementaria de EE.UU. (NCCAM), la meditación hace referencia a una variedad de tecnicas o practicas que pretenden focalizar o controlar la atención; la mayoría, sigue diciendo esta entidad, tienen su raíz en las tradiciones religiosas o espirituales de Oriente, y han sido aplicadas por diferentes culturas a lo largo de siglos.

Es una definición muy amplia, pero este camino (expresión que me gusta más) pasa, casi inevitablemente por un aprendizaje de la relajación. Es una etapa que tal vez nos baste y sobre, en nuestra vida cotidiana de trabajo continuo y estrés, para ahondar en nosotros mismos conocer y ser felices.

La relajación es clave para lograr la traquilidad activa y el reposo continuo.

¿Qué entendemos por una tranquilidad activa?. Llevar a cabo nuestras actividades diarias, poco naturales en si mismas, de modo que nos sean lo mas leves posibles. Hablamos de los agobiantes desplazamientos al trabajo, de la presión laboral, de los sistemas sociales que hay que aceptar, etc. 

Saber relajarse en estas situaciones nos ayuda a que nos sean menos agresivas para nuestro estado general, y no nos hagan decaer progresivamente en el desánimo y la irritabilidad. Conjugamos así la actividad necesaria e incesante, con un ritmo apropiado a cada circunstancia. A este saber estar le llamaremos gráficamente, ‘Ver la vida por compartimentos’.

Esta idea es antigua. La encontramos en el Zen, en el Budismo, en el Hatha-Yoga, etc., también en occidente. Podemos simplificarla aun más de esta forma: “Vive el momento”, “´Sé consciente”, “Piensa solo en el aquí y en el ahora”. Es decir, ten la mente y el cuerpo centrado en lo que haces, en tu actividad.

La relajación es un concepto muy amplio y con muchos sinónimos: sosiego, tranquilidad, reposo, calma, serenidad, quietud, apacibilidad. El primer paso pues, es aprender a relajarse, a tener serenidad y paz interior, a estar en nuestro yo-central sin que nos determinen las circunstancias externas, como decía muy bien A. Blay, en su libro sobre relajación que os recomiendo.

Llevará su tiempo, a unos mas a otros menos, y su aprendizaje y dominio nos acompañará siempre.

¡Lástima que no nos lo enseñaran en el colegio!

En el centro mencionado habla del lugar y la postura, habría que mencionar la hora y algun detalle adicional. Pienso que la práctica diaria nos indicará la mejor solución a estos pequeños detalles

junio 3, 2008

La paz y tranquilidad del Dalai Lama

Este artículo me ha parecido interesante (si quereís os lo traduciré)

How the Dalai Lama Keeps His Cool
By Clara Moskowitz, LiveScience Staff Writer

 

The Dalai Lama is a symbol of kindness and compassion. Perhaps meditation helps him keep his benevolent attitude. Many wonder how the Dalai Lama can retain his kindness and magnanimity, even as his homeland is torn apart by violence. New neuroscience research may help explain the exiled Tibetan leader’s unremitting compassion for all people.

 

Meditation may increase a person’s ability to feel empathy and benevolence for others, according to a study published March 26 in the journal PLoS ONE.

 

Scientists asked subjects — both expert meditators and novices — to practice compassion meditation while inside a functional magnetic resonance imaging machine (fMRI). The participants heard sounds designed to provoke an empathetic response, such as a distressed woman calling out, as well as positive sounds (a baby laughing) and neutral sounds (background noise at a restaurant).

 

“We wanted to see how compassion meditation changes the way you perceive emotional sounds,” said Antoine Lutz, a neuroscientist at the University of Wisconsin who conducted the research with his colleague Richard Davidson.

 

When subjects heard the sounds, both groups experienced more brain activity in areas associated with empathy and emotions while meditating than while not meditating. The distressed sounds elicited stronger empathetic responses than the positive and neutral noises, and the brain activity in these regions was much stronger in the seasoned meditators.

 

“The difference was very clear,” Lutz told LiveScience. “We saw significantly more activation in this circuitry in experts than in novices. What is interesting is that the regions that are more activated are the regions which we think should be more important in compassion.”

 

These regions include the insula, or insular cortex, which is associated with bodily representations of emotions, and the temporoparietal junction, which previous research has shown to be involved in distinguishing between oneself and others, as well as in perceiving the mental and emotional states of others.

 

“Both of these areas have been linked to emotion sharing and empathy,” Davidson said. “The combination of these two effects, which was much more noticeable in the expert meditators as opposed to the novices, was very powerful.”

 

Sixteen of the 32 total subjects had practiced meditation for at least 10,000 hours; the same-aged beginners had learned the basics a week before the study began.

 

Compassion meditation involves first focusing on loved ones and directing loving-kindness toward them, and then extending that goodwill to all beings indiscriminately. This technique is widely practiced among Tibetan Buddhists, Lutz said.

 

The researchers argue that their findings suggest compassion can be learned and increased with practice, similar to any skill or talent.

 

“It kind of primes the mind to react with benevolence to others when a situation requires that,” Lutz told LiveScience. “You naturally know how to feel compassionate about someone you care about. This practice tries to build on that and extend that to others.”

 

Previous research has shown that meditation can increase mental focus and concentration and help people release negative emotions. Other claims on behalf of meditation, such as that it benefits health, have so far been unsubstantiated with research.

 

The researchers want to further test how much the boost in compassion persists once a person is not in a meditative state.

 

“These practices should change the emotional baseline of a person,” Lutz said. “How does this change the way in regular life this person is behaving? That’s the long-term question.”

 

He and Davidson suggest that compassion meditation may benefit depressed people or young people who struggle with aggression and violence.

 

“I think this can be one of the tools we use to teach emotional regulation to kids who are at an age where they’re vulnerable to going seriously off track,” Davidson said.

 

More research is needed before meditation could be developed into a treatment, Lutz said.

 

“This study is really a first step,” he said. “The next step is to try to longitudinally assess the effects of these techniques on behaviors and brain functions, and see how these techniques can eventually be applied to targeted populations.”

http://www.livescience.com/health/080327-meditation-compassion.html